El Test Driven Development es una práctica de programación con una filosofía muy diferente al desarrollo de software de toda la vida.

En el Test Driven Development lo que se realiza primero de todo no es el diseño del código sino las pruebas basadas en las especificaciones y requisitos. Una vez implementada la prueba, se realiza el código necesario para que esta prueba funcione correctamente realizando los refactorings necesarios para ello.

El propósito del desarrollo guiado por pruebas es lograr un código limpio que funcione. La idea es que los requerimientos sean traducidos a pruebas, de este modo, cuando las pruebas pasen se garantizará que los requerimientos se hayan implementado correctamente.

De esta manera conseguiremos un código enfocado a éxito, mucho más robusto y mantenible debido a que las pruebas obligan a desarrollo a reflexionar sobre el comportamiento del código y ha garantizar que el código funcione sobre pruebas diseñadas anteriormente.

Una de las ventajas que se obtienen directamente es la temprana detección de introducción de código que genera errores en otras partes de código, facilitando de esta manera la integración de los diversos módulos del software.

El ciclo de desarrollo con TDD quedaría de la siguiente manera:

  1. Definir especificaciones y requisitos
  2. Escribir la prueba: Escribir el caso de prueba según las especificaciones creadas en el paso anterior. El diseño de la prueba debe contemplar y cubrir todos los escenarios y condiciones posibles.
  3. Escribir el código para la prueba: Se debe escribir el código necesario para todos los casos de prueba que se han definido anteriormente. De esta manera nos aseguramos que el código se realice para las especificaciones definidas anteriormente
  4. Ejecucción de las pruebas: Se realiza la ejecucción de las pruebas diseñadas sobre el código. En caso fallo o que no se cumplan todas las condiciones de prueba se debe reescribir el código para que se cumplan las pruebas y especificaciones.
  5. Refactorización: Una vez han pasado todas las pruebas se realiza un proceso de refactorización para poder optimizar las pruebas y el código. Normalmente a medida que realizas las pruebas se ocurre nuevo código y viceversa. Se han de realizar varias iteraciones para optimizar el desarrollo al máximo.

Gracias a todo este proceso podemos asegurar un sistema robusto y con un mínimo número de fallos en nuestra aplicación.

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Buzz
  • LinkedIn
Tagged with:  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *